Recomendaciones de inversión Abril 2021

Marzo ha sido un mes positivo para los principales índices del mercado de renta variable. Destaca la apreciación tanto de los mercados europeos como del índice mundial, sin embargo, China ha sufrido una corrección superior al 3%, lo que es normal en un mercado tradicionalmente más volátil y tras dos meses excepcionalmente buenos. En la renta fija, el mes ha sido más convulso, los bonos gobierno de los principales países han experimentado bajadas en sus precios con un mayor énfasis en el mercado americano, donde la rentabilidad del bono a 10 años llegó hasta niveles de 1,74%, frente al 1,4% del mes anterior, por su parte, los bonos emergentes en divisa cubierta también sufrieron cayendo un 1,08% en el mes.
Varios son los acontecimientos que han marcado la evolución de los mercados durante el mes de marzo.
En primer lugar destacar la reunión de la FED, donde se confirmó la continuidad de su programa de compra de bonos y se revisó al alza los pronósticos de crecimiento e inflación. Por su parte, Powell y Yellen hacían hincapié en el largo camino que queda para la recuperación económica y que seguirá siendo necesario continuar con una política tanto monetaria como fiscal expansiva. Por último, Biden anunció que planea nuevos estímulos para la economía estadounidense de hasta 3 billones de dólares, que se sumarían a los 1,9 billones de dólares ya aprobados anteriormente.

En Europa, el BCE ha aumentado el ritmo de compra de bonos hasta un 50% más, anunciando más compras el próximo semestre. La estimación de crecimiento de la zona euro se ha incrementado hasta el 4% para 2021, mostrando optimismo debido al ritmo de vacunación actual y futuro, así como un previsible relajamiento de las medidas restrictivas de cara al verano. Por otro lado, el BCE advierte de una inflación temporal en torno al 1,5% para finales de año, la cual se verá reducida en 2022.

Seguimos observando una tendencia favorable en los mercados de renta variable, la continuidad y expansión de los programas de estímulos de los bancos centrales junto al creciente ritmo de vacunación se está viendo reflejado en una clara mejora de la economía, por una parte, los indicadores macroeconómicos adelantados manufactureros siguen mostrando fortaleza consolidándose en zona de expansión, mientras que la revisión de las expectativas de los beneficios empresariales siguen al alza.

Tras el posicionamiento más procíclico dado a las carteras en los últimos meses mantenemos la exposición actual, si bien vigilamos muy de cerca la evolución de la reapertura económica por si fuera necesario ajustar los niveles de riesgo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *