Recomendaciones de inversión Mayo 2021

Abril ha sido un mes positivo tanto para la renta variable como para los activos de mayor riesgo de la renta fija, poniendo el punto más negativo los bonos de gobierno. Los principales índices de renta variable han mostrado su fortaleza respaldados por los buenos datos tanto macro como microeconómicos que íbamos conociendo a lo largo del mes. El índice mundial junto con los principales índices europeos finalizaban el mes con rentabilidades cercanas al 2%. En la renta fija, continua el estrechamiento de los diferenciales de crédito, en algunos casos llegando a mínimos de los últimos 5 años, lo que ha favorecido la evolución de los índices de bonos de alto rendimiento y los bonos de países emergentes en divisa cubierta, por su parte, los bonos gobierno de los principales países han experimentado caídas en sus precios, debido al aumento de sus rentabilidades.
Han sido varios los acontecimientos que han marcado la evolución de los mercados durante el mes de abril. En primer lugar destacar los buenos resultados empresariales del primer trimestre que se han publicado hasta el momento. Hasta un 84% de las compañías que han presentado resultados ha superado la previsión de mercado y un 77% ha superado ventas. Destacan positivamente los sectores financiero, tecnológico y energético.
Por otra parte, seguimos vigilando las actuaciones de los distintos bancos centrales, la FED anunció que la economía está acelerándose pero mantiene los estímulos, así como los tipos en la horquilla de 0%-0,25%.
En Europa, el BCE continúa aumentando el ritmo de compra de bonos, siguiendo así su propia hoja de ruta debido a que el ritmo de vacunación, y por tanto el crecimiento económico, es más lento que en EEUU y Canadá. Se espera que la reunión de junio sea un punto de inflexión, ya que se podrían reducir las compras de bonos si la economía y la inflación siguen creciendo. Lagarde sigue confiando en un rebote de la actividad a lo largo de 2021, sobre todo en el segundo semestre.

Como hemos comentado, en cuanto a los datos macroeconómicos, observamos una mejora en los PMI´s no solo manufactureros (que llevan varios meses en clara zona de expansión) sino también de servicios donde algunos países de Europa vuelve a zona de expansión por encima de 50.
Por su parte, en renta fija, mientras que el crédito europeo ha continuado disminuyendo sus rentabilidades aumentando sus precios, los bonos de gobierno han tenido un comportamiento inverso con caída de precios.
Es por eso que en el actual escenario de la renta fija (continuo estrechamiento de los diferenciales ofreciendo escasa rentabilidad para el riego asumido) hemos decidido reducir exposición tanto a renta fija high yield como a renta fija corporativa de alta calidad crediticia en favor de la renta variable global, que puede seguir viéndose favorecida tanto del entorno positivo comentado anteriormente como del creciente ritmo de vacunación que derivaría en una reapertura de la economía más rápida de lo previsto. Sin embargo, para evitar elevar el riesgo de las carteras aumentamos exposición a renta fija gobierno, que pese a no ofrecer valor en términos de rentabilidad nos ofrece seguridad en momentos de tensionamiento en los mercados financieros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *