Cinco lecciones para el inversor en la crisis del coronavirus

En el mundo de la inversión hay frases o citas que son verdaderas lecciones de educación financiera para los inversores. Dichos tan conocidos como “que el último euro se lo lleve otro” para evitar una pérdida por codicia onunca pongas todos los huevos en la misma cesta con el fin de diversificar el riesgo y vías de la ganancia o uno de los más  típico “todo lo que sube baja y todo lo que baja sube”  son “conceptos” populares en cuyo trasfondo se engloba parte de las reglas básicas de una inversión.

Estos ejemplos, por no citar muchos otros, son parte del manual básico del inversor. Sin embargo, hay momentos en el que este manual se queda corto y son los propios mercados los que obligan a sumar aprendizajes exclusivos de un master de inversión.  La crisis sanitaria originada por la pandemia del coronovirus , con desplomes en los mercados  cercanos al 30% en un espacio corto de tiempo es una de esas situaciones de enseñanzas aceleradas, que  también puede reflejarse en crisis recientes como la del 2008 y sus réplicas en años posteriores. Son una prueba de fuego para algunos inversores que sirve para comprobar su nivel de tolerancia a la presión de los mercados y la eficacia de contar con una planificación financiera y un buen asesoramiento.

¿Qué puede aprender el inversor de esta crisis?

En atl Capital,  resumimos este aprendizaje en cinco lecciones que engloban consejos fundamentales a tener en cuenta a la hora de plantearse realizar una inversión en los mercados financieros

  • ¡¡Qué importante es no tener la necesidad de vender forzosamente!!

Una correcta planificación financiera busca la adecuación del horizonte temporal de las inversiones a la estrategia de inversión para el cumplimiento de unos objetivos. Quien en estos momentos tiene correctamente dotado su “colchón de seguridad” para atender a sus necesidades más inmediatas y a los posibles imprevistos que razonablemente puedan surgir puede dormir muy tranquilo. No es agradable para nadie que el conjunto de los activos financieros se vea depreciado en un pocas semanas en cuantías de doble dígito, pero lo relevante es que no lo hayan hecho las inversiones destinadas a cubrir los objetivos más inmediatos. Para el resto de activos, lo importante es la valoración que tengan el día que tengamos que disponer de ello, mientras son solo un número en un papel.

 «Los mercados pueden mantener su irracionalidad más tiempo del que tú puedes mantener tu solvencia» . – John Maynard Keynes 

  • ¡¡Qué importante es no dejarse llevar por las emociones!!

En estas crisis  del coronavirus  uno de los indicadores que más se observa es el índice VIX, conocido también como el indicador del miedo. El VIX ha alcanzado niveles del 80%, poco sostenible mucho tiempo. Este índice se mueve por picos y las recuperaciones en estos niveles son muy probable. Esta reacción del índice del miedo no puede atribuirse a ninguna regla matemática u otra ciencia sino que es fruto de la propia mente humana.  Los mercados se mueven entre dos fuerzas, la oferta y la demanda, que representan el miedo y la codicia humana. Cuando el miedo toca su pico, lleva a los precios a unos niveles que despiertan la codicia humana y viceversa. En toda crisis hay víctimas financieras obligadas a vender por una mala planificación o por dejarse llevar por sus sentimientos y quienes salen fortalecidos tomando provecho de las malas decisiones de los primeros.

 “No hay que seguir los acontecimientos con los ojos, sino con la cabeza”-  André Costolany

·         ¡¡Qué importante es no hacer movimientos bruscos en las carteras!!

El mejor antídoto para no dejarse llevar por las emociones es mantener una estrategia de inversión a lo largo de nuestra vida financiera. Ir adaptándola a nuestros objetivos financieros según estén más cerca o lejos en el tiempo y realizar pequeños rebalanceos anti cíclicos. Esto significa reducir periódicamente los activos que más se hayan revalorizado y guardarlos en el granero y aprovechar los momentos de caída de precios para ir comprando de vuelta en contra de  esas emociones.

«Una de las mejores reglas que se pueden aprender acerca de las inversiones es no hacer nada, a menos que haya algo que hacer, el error es querer hacer algo haya o no haya una buena oportunidad”. Jim Rogers.

·         ¡¡Qué importante es no perderse los mejores días del mercado!!

En todas estas crisis, Fidelity, una de las mayores gestoras del mundo,  desempolva un estudio de hace décadas en el que visualiza cómo baja la rentabilidad del inversor que se pierde los días de máxima revalorización de los mercados: si un inversor se pierdes solo cinco al año la rentabilidad baja cerca de un 40%. Lo suyo sería evitar los cinco peores días, pero lamentablemente los mejores días se suelen situar justo inmediatamente después de los peores. Así que si vendemos después de los peores….Martes 24 de marzo 2020, +11,37% máxima subida desde 1933. Cuando se ponen este tipo de ejemplo en medio de un ciclo alcista suena a “topicazo”, pero este análisis es pura actualidad teniendo en cuenta la volatilidad del mercado en marzo. Fidelity  termina el informe diciendo: “Se ha perdido más dinero intentando protegerse de las correcciones que sufriéndolass en sí mismas”, porque normalmente cuando uno vende no vuelve a comprar hasta que las condiciones de mercados son más estables y entonces los precios ya no son los mismos.

Perdidas en los 50 y 30 días mejores de mercado

«La razón más tonta del mundo para comprar una acción es porque está subiendo». – Warren Buffett

·         ¡¡Qué importante es dejarse ayudar por expertos!!

Los inversores son profesionales especializados en  actividades muy diversas, muy ocupados en  su día a día y con poco tiempo que dedicar a sus finanzas. Saben mucho de su especialidad y como es normal exigen a los asesores financieros lo mismo en la suya. Lo que sucede es que en las finanzas en el corto plazo todos sabemos lo mismo, poco tirando a nada. Pueden tener tanta razón inversores como asesores sobre qué sucederá mañana con la Bolsa. El trabajo de los asesore financieros no es ser adivinos, ni matemáticos que aplican fórmulas que siempre son exactas. Las finanzas son una disciplina mixta que cuenta con elementos objetivos y subjetivos. Nuestro trabajo es ayudarles a organizar sus finanzas de forma objetiva y a no permitir que sus emociones subjetivas impidan que el plan trazado a largo plazo se cumpla.

“El problema del inversor no es lo que no sabe, sino lo que cree que sabe, aún estando equivocado”. – George soros.

La experiencia demuestra, que a pesar de las lecciones que dejan las crisis, hay inversores que no se aprenden el «temario» y vuelven a repetir los mismo errores que en anteriores situaciones. Por ello, la recomendación desde atl Capital es:  déjese asesorar. Una inversión bien planificada según sus objetivos y su perfil de riesgo, le ayudará a mantener la calma y evitar  noches sin dormir. Recuerde:

 La planificación a largo plazo no es pensar en las decisiones futuras, sino en el futuro de las decisiones presentes». – Peter Drucker

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *