¿Por qué es importante el asesor financiero?

Son muchos los inversores que añoran los tiempos en los que rentabilizar sus ahorros consistía en implementar una estrategia sencilla con la que se conseguían unos destacadas ganancias sin asumir riesgo. Lejos queda la época de los súper-depósitos, cuentas de altas remuneración a plazo fijo o las letras y bonos del tesoro rozando los dos dígitos. El mundo perfecto para un inversor como el español, conservador de tradición y de hechos.

Actualmente el escenario es muy diferente: tipos de interés en negativo, una circunstancia sin precedente con la que el inversor ha tenido que aprender que para conseguir rentabilidad hay que asumir riesgo. A esto se une unas expectativas de desaceleración de las economías mundiales e incertidumbres geopolíticas que no acaban de despejarse (Brexit, guerra comercial). Una situación en la que tomar decisiones de inversión se complica, al tener que valorar cómo cada uno de estos acontecimientos, afecta a la evolución de los mercados junto con  otros  que no se esperan y que siempre generan una alta volatilidad.

Sentarse y esperar a ver cómo crecen nuestras inversiones, sin más, pasó a la historia. Estamos ante  una nueva realidad financiera en la que contar con un buen asesoramiento se hace imprescindible para conseguir objetivos de inversión en un contexto tan complicado con el actual. Este argumento fue la base de la ponencia realizada por Guillermo Aranda, Consejero Delegado de atl Capital Gestión de Patrimonios, en la Conferencia Anual con inversores que la entidad de Banca Privada celebró recientemente en el Museo del Prado.

Aranda focalizo su discurso en dar respuesta a la pregunta ¿por qué es importante contar con un asesor financiero? En su opinión, por dos motivos principales: “Para evitar que los inversores tomen decisiones basadas más en sus emociones que en la percepción de  la propia realidad y porque los asesores conocemos el comportamiento de los mercados en el largo plazo”. 

Para explicar el primero de sus argumentos, Guillermo Aranda utilizo como ejemplo las expectativas catastrofistas que reflejaban las portadas de la prensa económica a principios de año sobre la evolución de los mercados y de la economía para 2019. “Miedo a la recesión; Inquietud en las bolsa… son los titulares que leíamos y que no solo no se han cumplido -no ha habido recesión- sino que ha sido un gran año para la inversión con ganancias en todos los mercados, señala Aranda. “Esto nos lleva a la conclusión de que hay que aprender a desconfiar de las primeras impresiones que nos pueden llevar a tomar decisiones de inversión dirigidas por un comportamiento irracional. Por este motivo es necesario contar con asesor financiero”.

Además, el Consejero Delegado de atl Capital, resaltó la figura del asesor financiero como un especialista en mercados financieros que conoce su evolución a largo plazo y define los activos que pueden ser más beneficiosos para los inversores  según su perfil. “A pesar de que la renta variable puede ser el activo más rentable, pocos inversores invierten el 100% de su patrimonio en este activo. El motivos es porque su comportamiento no es en línea recta y no toleran el riesgo a corto plazo.”, subraya.

Tras esta argumentación sobre la importancia del asesor financiero en un momento tan complejo para la inversión como el actual, Guillermo Aranda incidió en la labor de estos profesionales: “Definimos con nuestros clientes los objetivos que quieren alcanzar, establecemos un plan para conseguirlos y les acompañamos en el camino, que nos imaginamos tranquilo, pero por nuestras experiencica sabemos que habrá dificultades” señala. Unas dificultades que el CEO de atl Capital resalta  que pueden ser de cualquier tipo no solo relacionadas con los mercados financieros, sino también personales, fiscales, etc. “Cuando aparecen allí estamos para resolverlas».

 

Los tiempos convulsos para las inversiones han llegado para quedarse. Hechos como cambios tecnológicos con su efecto en la productividad, cambios demográficos, un aumento de los populismos y un mayor proteccionismo, afectarán al comportamiento de los mercados junto con los actuales como son un bajo crecimiento económico, tipos de interés a cero o negativos o una ausencia de inflación. “En los próximos años, nos encontraremos, sin duda, nuevo retos y oportunidades”, subraya Aranda «.

 

 

Ante esta expectativas, Guillermo Aranda acabó su intervención  aconsejando a los inversores que “no se dejen guiar por consejos de inexpertos y de las grandes masas y que diversifiquen sus inversiones en distintos activos y geográficamente”  y les recordó que “la planificación financiera es la base de un buen asesoramiento”.

Asesoramiento, diversificación y prudencia

El cierre de la Conferencia Anual para inversores estuvo a cargo de Jorge Sanz, presidente de la entidad de Banca Privada”. En su intervención, Sanz señalo que en estos momentos en los que las entidades están ofreciendo productos que prometen una rentabilidad difícil de conseguir con unos tipos de interés en negativo, hay que recordar que no existen “productos milagro»·  En su opinión, los productos no son los que aportan rentabilidad a una cartera sino la distribución de activos que la componen.

Jorge Sanz concluyó ofreciendo una recomendación a los inversores presentes en el Auditorio del Museo del Prado: “No descuiden la diversificación y el asesoramiento en sus inversiones. No sabemos cuál será la evolución de las economías el próximo año, pero los mercados seguirán andando y seguiremos necesitando rentabilizar nuestros ahorros por ello les aconsejo diversificación, asesoramiento y prudencia”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *