Decálogo para una buena planificación financiera

Resultado de imagen de iconos de personas pensando 1. ¿Para qué estoy ahorrando?  Definir objetivos:

En general, solemos decir que se ahorra para imprevistos, pero la mayoría de las veces podemos prever en qué nos vamos a gastar el dinero. Estudios de los hijos, vivienda, jubilación, etc. Conocer nuestros objetivos financieros es importante porque si conocemos el momento en el que se van a realizar, podemos establecer un horizonte temporal.

Imagen relacionada

 

2.¿Cuánto me va a costar? Cuantificar objetivos

Debemos ser conscientes de nuestra capacidad de ahorro y perseguir objetivos realistas. Tenemos que valorar cuánto queremos esforzarnos en acumular ahorro.

Imagen relacionada

 

 3. ¿Para cuándo lo quiero conseguir Horizonte temporal

Tiempo que falta hasta la fecha en la que queremos cumplir el objetivo. El horizonte temporal marca dos cosas muy importantes, el esfuerzo que hay que hacer para conseguir cumplir esos objetivos y el riesgo que se puede asumir en las inversiones.

 

Resultado de imagen de iconos de dinero4. ¿Tengo control de mis gastos? Quizás alguno se me escapa

Mantener control del gasto

Día a día debemos ser conscientes de a qué estamos destinando la mayor parte de nuestros recursos. Ya que el nivel de ingresos de una persona no depende únicamente de su propia voluntad, la única variable sobre la que tenemos control total a la hora de generar ahorro es la del gasto. Para un mismo nivel de ingresos, cuanto menos se gaste, más se ahorra.

Resultado de imagen de icono de rutina

 

 5. El ahorro también es una rutina Ser fiel a la estrategia de ahorro

Se debe ser constante y metódico a la hora de seguir las pautas de ahorro que nos hayamos marcado. Hay que intentar convertir el ahorro en un gasto “fijo” cada mes. Ej: Se puede fijar una transferencia periódica destinada a una cuenta de ahorro.

Imagen relacionada

6.Pon tu dinero a trabajar; invierte:

No permitir que la inflación consuma el poder adquisitivo del ahorro. Tener el dinero en una cuenta corriente no remunerada significa que estamos permitiendo que su poder adquisitivo se reduzca cada año, ya que la inflación supone un incremento de los precios de la mayoría de bienes y servicios.

Paracaidismo icono gratis

7. No asumas más riesgo del que te puedas permitir

Un inversor con un perfil de riesgo alto que destina gran parte de su ahorro a inversión en renta variable, debe asumir que su cartera oscilará ampliamente en el corto plazo, pero en el largo plazo, habrá acumulado una rentabilidad mayor que la de un inversor conservador. El inversor conservador, que destina la mayor parte de su ahorro a activos de riesgo medio o bajo, opta a rentabilidades inferiores, pero su cartera oscila menos en los momentos malos de mercado.  El horizonte temporal define el límite de riesgo que deberíamos asumir en las inversiones, incluso el inversor más agresivo debería ser prudente si necesita disponer de su ahorro en el corto plazo. En ocasiones es mejor optar a una menor rentabilidad a cambio de la seguridad de que el día que necesite disponer de mi dinero éste no habrá perdido valor.

Resultado de imagen de iconos de emociones

8. Qué pese más la razón que las emociones;   Ser fiel a la estrategia de inversión

Si se ha definido una estrategia de inversión en función del horizonte temporal de los objetivos que se quieren cumplir, no debemos dejarnos llevar por las emociones en los momentos buenos o malos de mercado incrementando o reduciendo bruscamente el riesgo de la cartera de inversión.

Resultado de imagen de icono de asesoria

 

9. Déjate asesorar; Busca asesoramiento profesional

El consejo profesional es relevante. Pese a que hoy en día disponemos de mucha información sobre finanzas y productos de inversión, en muchas ocasiones no se tiene ni el tiempo ni los conocimientos necesarios para analizarla en profundidad. Un asesor experto en mercados y productos que conozca nuestra situación personal cuenta con el criterio necesario para ayudarnos a decidir mejor.

Peatonal icono gratis

 

10. ¿Voy por el buen camino? Revisar el plan periódicamente

Es necesario hacer un seguimiento del plan establecido, ver si estamos cumpliendo la estrategia, o si ha sucedido un evento inesperado que nos obliga a cambiar el plan de acción.

 

Beatriz Martínez-Avial, directora de Planificación Financiera de atl Capital Gestión de Patrimonios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *