Con MIFID II, ganamos todos

Como ya es bien conocido, MIFID II tiene como objetivos principales mejorar la transparencia y  supervisión de los mercados financieros y reforzar la protección del inversor y las normas de conducta.

Esta norma ha llevado a las entidades que prestan servicios de inversión a tener que adaptarse mediante el desarrollo y posterior implementación de diferentes procesos y procedimientos para dar soporte a esa transparencia y mayor protección del inversor, lo cual ha supuesto para ellas la asunción de altos costes y gastos, además de un continuo trabajo en equipo con otras entidades y/o proveedores de servicios.

La parte positiva de todos estos desarrollos y de MIFID II es que nos hará ser más competitivos, lo cual no solo es bueno para el inversor, ya que podrá hacer comparaciones y elegir gracias a la transparencia exigida, sino que también será bueno para las entidades, ya que nos hará ser mejores, auto exigirnos más, trabajar duro para ofrecer servicios de mayor calidad, innovar constantemente, tener personas mejor formadas y con más experiencia, definir de manera más clara y concisa nuestras ventajas competitivas para destacar entre el resto y que nos elijan.

Por tanto, MIFID II la podemos ver como una oportunidad y no como una amenaza, haciendo uso del análisis DAFO, y todas aquellas ventajas competitivas que nos diferencien del resto se convertirán en nuestras fortalezas, las cuales deberemos cultivar y hacerlas crecer y a posteriori cambiar por otras mejores.

Las entidades ya hemos puesto en marcha nuevas implementaciones, pero aún quedan muchas cosas por hacer. Seguiremos en el camino de la innovación y la mejora continua en beneficio de nuestros clientes y así conseguir que la transparencia se traduzca en mayor confianza.

Florencia López André, Responsable de Control de Riesgos de atl Capital Gestión de Patrimonios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *